Ayuntamiento de Segorbe Ayuntamiento de Segorbe
Centro Cultural Olga Raro
tamaño texto pequeño
tamaño texto medio
tamaño texto grande
Historia del Archivo

1.- Introducción Histórica

a) ANTECEDENTES
Aunque no sabemos cuál era el estado de clasificación y ordenación del archivo antes de 1699 sí que es cierto que a partir de esta fecha la documentación encontrada denota una situación caótica. Es en 1700 cuando aparece la primera noticia que nos comenta la situación de deterioro y abandono que sufre nuestro archivo: Vea el pressente consejo si por esta (se refiere a la sesión) de que se hagan unos estantes de madera para el archivo del Sr. Justicia y para que los papeles de dicho Archivo estén arreglados, custodidos (sic) y guardados como se deva, en vista de estar aquellos por los suelos y desarreglados...


Debido a este desorden el consejo ignoraba lo que contenía el archivo y en consecuencia desconocía sus propios derechos. Será a partir de esta ordenación cuando la documentación existente en el archivo pasará a tener una clasificación y un lugar determinado:
 Este decreto esta archivado en el caxón, título Jurisdicción de Jurados, n.º 39.


Pero esta clasificación y ordenación no debió perdurar mucho tiempo, pues el 8 de abril de 1742 el Cabildo propuso:
Que ay (sic) mucha necesidad de arreglar el archivo para la justificación de los derechos de la Ciudad por estar trastornados todos los papeles, y no parar en los cajones que les corresponde, ni tener nota, ni noticia de muchos que se necesitan para la conservación de dichos derechos...


Por ello, deliberaron comisionar a Gerónimo Capilla ?regidor primero y abogado- que, conjuntamente con el secretario, se encargase de arreglarlo, gratificándoselo más tarde. No debió de tener el Cabildo mucha preocupación por la conservación de este laborioso trabajo, pues en el plazo de nueve años advirtieron que volvía a estar ... muy descompuesto y tergivesados sus papeles; sin embargo de que en años pasados lo arregló el dicho señor regidor primero habiendo formado un índice....


De nuevo acometen, no por decisión propia, sino por un mandato de residencia, el arreglo del archivo nombrando nuevamente para hacer esta labor a los regidores primero ?Gerónimo Capilla- y segundo, esperando de ellos que realicen un nuevo inventario, se apliquen y lo hagan con curiosidad.


En este mismo año, el 10 de agosto, se leía un despacho del señor don Miguel Muñoz ?del Consejo de su Majestad y oidor en la Real Audiencia de Valencia- que encargaba visitar y reconocer los archivos de este reino, lo que obligaría mucho más ?si aún cabe- a la clasificación y ordenación del archivo. Ante este hecho, el cabildo previno a Bonifacio Olano ?escribano y secretario- para que se aplicara y él, solamente él, fuese responsable. A partir de ese momento, la comisión encargada de esta labor, estuvo compuesta por el doctor Joseph Olano ?abogado-, Gerónimo Capilla y Bonifacio Olano.

Mas tarde, el día 3 de junio de 1752, el señor regidor decano propone a otra persona ?Juan Mañez, notario- por creer que no eran suficientes. El día 27 de julio caía enfermo el doctor Joseph Olano y, ante la urgencia con que se presentaba el arreglo del archivo, se acordó nombrar en su lugar a Joseph Torrent y Torrent ?escrivano-. Por fin, el 13 de noviembre de 1752, Juan Mañes presentaba el memorial de la Comisión dando por concluido el arreglo del archivo según había ordenado su magestad.

Y acordó el cabildo: [...] darle la gratificación correspondiente a tan impertinente obra [...] y teniendo presente la obra tan mayor e impertinente, por haverse de hacer cargo de gran número de papeles antiquísimos escritos en pergamino con letra gótica, en latín y lengua lanborina y haverlo de poner por lios cada cosa a lo que corresponde haviendo formado un libro de quanto contiene el dicho archivo con sus citas de letras y guarismos de forma que al presente con la mayor facilidad se encontraran los derechos de la Ciudad como se dexa ver por su inspección y areglo (sic) y aunque considerando la obra tan magnífica que ha hecho, que no es pagado por dinero atendida la miseria con que se alla la Ciudad y pobreza del suplicante, se deliberó se le den de gratificación cinquenta libras que ya tiene percevidas con la obligación de haver de/ haver (sic) de copiar y traducir en lengua castellana el libro nombrado de Cebrian, en el que hay muchas noticias pertenecientes a la Ciudad, que se se huviese de pagar esse trabaxo no se hacia por treinta libras, dandole muchas gracias por la gran aplicación ha tenido en el arreglo de los papeles confiando la Ciudad [...].

Este sistema de ordenación y clasificación continuaría durante bastante tiempo pues en 1816 el deán de la Santa Iglesia Catedral, don Antonio Lozano y Cano, presentó ante el Ayuntamiento la bula del Obispo ?don Francisco Antonio de la Dueña y Cisneros- y la carta de su magestad para que aquel tomase [...] la posesión de esta iglesia y obispado, [...] y enterados dichos señores acordaron que la bula se ponga en el archivo donde corresponda [...].

Sin embargo, a lo largo del siglo XIX, el Archivo volverá a caer en el mas completo de los olvidos lo cual daría como resultado ?ya a comienzos del s. XX-, un Archivo Municipal en lamentable estado. De esta forma debió encontrárselo don Luis Revest i Corzo en 1925, cuando realizó un somero inventario de nuestro archivo. Su tarea consistía en dar a conocer los fondos existentes, pero no en ordenarlo debido a la falta de tiempo y a los numerosos archivos que le quedaban por visitar; por ello, conservó el orden material que tenían los documentos y de esta forma facilitaba una rápida localización de los mismos.

b) LOCALIZACIÓN

Que el archivo ocupaba un espacio dentro de la casa de la Ciudad antes de que esta se trasladase al Palacio de los Duques de Segorbe ?hoy actual Casa Consistorial-, lo reflejan varios Inventarios de bienes que se realizaron en la antigua sede del Consejo; de ellos, el mas antiguo que data de 1727, hace mención del archivo en varias ocasiones: la primera al hacer recuento de llaves existentes indica que hay [...] otra de la primera puerta entrando al archivo [...], y la segunda, cuando entran dentro del archivo y describen lo que hay en él; aunque no reseñan los fondos documentales que se encontraban allí, la noticia por si misma constata la existencia de un lugar en el cual se guardaban los documentos. Su ubicación nos ha resultado imposible pues poco -por no decir casi nada- conocemos de la distribución de las dependencias de la antigua Casa Consistorial; pero mas difícil resulta tratar de encontrar su lugar concreto, a partir de 1864, en la nueva Casa Consistorial siendo lo mas probable que compartiera su espacio con otro tipo de funciones.. Entre 1939 y 1985 el archivo lo constituyeron dos armarios-archivadores que "transhumaron" sin que se encontrara un lugar apropiado para su localización definitiva.

c) ¿ARCHIVEROS Y CUSTODES?

¿Quiénes fueron los que custodiaban, clasificaban y ordenaban la documentación?. Los que se encargaban de custodiar la documentación eran los escribanos, que la trasmitían a sus sucesores. En nuestro archivo no nos ha quedado constancia, ni existen datos, que demuestran que este tipo de "administrativo" se hiciese cargo de él; pero sí encontramos que ante determinadas necesidades se buscaron personas que desempeñaron, temporalmente, ciertas funciones.

Así ocurrió en el arreglo del archivo en 1742, que citamos anteriormente, para lo cual el Cabildo nombró una comisión encargada de clasificarlo y ordenarlo ?teniendo continuidad nueve años mas tarde- siendo sus representantes máximos Gerónimo Capilla y Juan Mañez; o lo acaecido en 1779, ante los numerosos testimonios que se piden sobre los papeles del archivo, acordando el cabildo conceder facultad a los señores síndico y subsindico para otorgar todo lo que se les pida en cuanto a documentación; o la petición que hace el ayuntamiento al canónigo José Todolí para que transcribiese... al lenguaje vulgar la escritura original..., ya que con el transcurrir del tiempo cayeron en desuso determinados tipos de escritura, ofreciéndose posteriormente para hacer lo mismo con otros documentos; etc.

Y aunque no existió entre 1699 y 1984 ninguna persona que desempeñara específicamente la función de archivero no podemos olvidar a otras que ?desde la mitad del s. XIX- se interesaron por el archivo debido a sus investigaciones y estudios. En primer lugar, don Gonzalo Valero y Montero que ocupó durante ocho consistorios diversos cargos en el ayuntamiento. Fue entonces cuando conoció el archivo y del cual recogió noticias que comprenderían dos manuscritos: Apuntaciones pertenecientes a Segorbe y las Efemérides de la ciudad de Segorbe. En segundo lugar, don Luis Revest i Corzo el cual junto a don José María Ibarra Folgado ?y por una Real Orden del 18 de septiembre de 1925- se les encargó revisasen los archivos castellonenses. El primero, realizó el inventario del archivo municipal de Segorbe que adquiere un valor excepcional si tenemos en cuenta que la mayor parte de nuestro patrimonio documental desapareció o fue destruido durante la contienda civil de 1936-39. Posteriormente, y con un completo abandono, sin orden ni clasificación en los documentos, se han sucedido investigadores y "aficionados" que han utilizado el archivo; unos profundizando, desde diversas temáticas, en la historia de Segorbe y, por ende, del Palancia; y otros, los menos, deteriorando más la poca documentación existente.

2.- El archivo hoy

a) ORIGEN

En 1985 el hoy Archivo Municipal comenzó una, por denominarla de algún modo, "nueva" etapa. Contó, desde aquel año, con personal especifico que dotó a este servicio de un espacio en el que coexistía a la vez la sala de investigadores con dos armarios archivadores que servían de depósito de la documentación histórica. Una vez organizada, clasificada y difundida esta última, era necesario agrupar la documentación administrativa. Esta, desde la década de los 40, estaba amontonada y dispersa en distintas dependencias de la Casa Consistorial.

De aquel planteamiento surgió la necesidad de encontrar un lugar adecuado y apto -era y lo fue, un decir- para la conservación y protección de toda la documentación. Tres años hicieron falta (1988) para que, por primera vez, se concentrase todo el fondo documental del municipio, en un mismo sitio. Ese espacio fue la 2ª planta del edificio del Ayuntamiento. Allí se realizaron, durante aquel año, una serie de medidas encaminadas a convertir el lugar en una realidad más cercana a un archivo que a un depósito de papeles. A ello se encaminó la colocación de un falso techo desmontable -incombustible e inalterable a la humedad- que favoreciera, al reducir el espacio en altura, las condiciones climáticas; la instalación de un sistema eléctrico (luminarias y enchufes), como el de detectores de incendio y un modulo de extinción; y, por último, la instalación y colocación de un cerramiento interior (mampara) que impidiese la accesibilidad al archivo de personal ajeno, obteniendo -a su vez- una "cámara" aislante y un grado superior de aislamiento térmico. A partir de ese instante, el Archivo se consolida como departamento; a él se incorporaron, antes de 1990, dos nuevos espacios: un pequeño habitáculo como ampliación del depósito y una sala de investigadores.

Al poco tiempo (durante el 89) el Archivo, en su nueva dimensión, se encontró con un problema gravísimo: diversos focos de termitas se detectaron en diferentes zonas. Era necesario con urgencia el traslado. A esta emergencia se unió el incremento de sus fondos documentales lo que supuso que, en 1993, se suspendiese, por falta de espacio, cualquier remisión de expedientes, legajos, ... desde las dependencias administrativas. El año de 1995 supuso, con la inauguración de un Centro Cultural -donde se contempla como parte fundamental del edificio, cinco depósitos para documentación- el inicio de una nueva fase prometedora. Sin embargo un handicap se presentaba: su desmembración de la institución generadora.

b) OBJETIVOS

Estamos convencidos de la utilidad de preservar la "memoria", mas si se valoran los fondos documentales que en él se van a encontrar y disponer. Sin embargo nuestro planteamiento no se supedita solamente a la administración municipal, principal columna vertebral del "cuerpo social" de la ciudad de Segorbe, sino a todas las instituciones y asociaciones, de los diversos tipos, que aquel componen. Por tanto, los requisitos u objetivos para el Centro deben de ser activos (darle vida) y constructivos (impulso), debiéndose apreciar sus servicios y concienciar al ciudadano de la importancia de este departamento.

Por eso, estamos atentos también a los nuevos intereses y necesidades de la comunidad, que quedaran reflejados en la consulta de sus fondos y en las actividades del Centro. Para ello se coordina su gestión con el de otras instituciones educativas, sociales y culturales, asesorándolas y "vigilándolas". De esta relación, el Centro Cultural, concretamente su Archivo Municipal, ha incrementado -desde 1995- su patrimonio documental con los fondos de asociaciones o instituciones extinguidas (Agua Limpia, 1983-1996; y Centro Maternal, 1950-1994) o de aquellas que han pasado a depender del Ayuntamiento (Cámara Agraria, finales del XIX-1995), todos ellos en proceso de ordenación y clasificación. En la actualidad se mantienen contactos con la Sociedad Expreso Segorbina (1920-1985), con el Centro de Iniciativas Turísticas (1976-1986) y con la Sociedad "La Lechería" (1970-1990), todas ellas ya extintas, con el propósito que su documentación no desaparezca, incorporándose al Archivo Municipal próximamente. Por ultimo, de la clasificación y ordenación de los fondos municipales actuales han aparecido nuevas secciones como son la de "Guerra Civil" y la de la "Sociedad Anónima Aguas Potables La Esperanza".

FUENTE: Archivo Histórico Municipal de Segorbe (1286-1910) / Francisco José Guerrero Carot. Valencia: Consellería de Cultura, Educación y Ciencia [etc.], 1986


Exmo Ayuntamiento de Segorbe - Pza del agua limpia,2 - 12400 SEGORBE, Castellón - Tel: 964 13 20 20 - Of. Turismo 964 71 32 54 -turismo@segorbe.es